7 Propósitos De Año Nuevo En Social Media Que No Cumplirás

Un clásico de cada fin de año es marcarse nuevas metas para el año que comienza. Frases como “este año voy a ir todos los días al gimnasio” o “dejo de fumar” se oirán seguro. Pero también habrá nuevos propósitos en el ámbito laboral. Y muchos de esos propósitos de año nuevo tendrán como protagonista el entorno del marketing digital.

A modo de recopilación, hemos seleccionado algunos de esos propósitos de año nuevo en marketing digital que de seguro se intentarán alcanzar, pero que en su gran mayoría no cumplirás.

  1. ESTE AÑO SI O SI ME PONGO CON GOOGLE PLUS.

    Dichosa red social de Google. Este año que comienza me pongo con ella y la domino fijo. Voy a publicar cada semana. ¡Qué digo cada semana! ¡Cada día! Ahora si que posicionaré las entradas del blog entre las 3 primeras.

    Seguramente sea el mayor de los propósitos de año nuevo en marketing digital. Dedicar a Google Plus el mismo tiempo, interés y mimo con el que nos dedicamos al resto de redes sociales y plataformas digitales. Y al final, como cada año, no le encontramos sentido ni logramos ver resultados tan relevantes que nos anime a seguir. Resultado: abandono en el primer trimestre.

  2. VOY A SER EL PRIMERO EN CONOCER TODAS LAS NOVEDADES Y DIFUNDIRLAS

    Voy a crear una carpeta especial en el navegador con los blogs profesionales de cada red social; y a poner avisos en herramientas de noticias; y a crear una sección especial en mi web… ¡Voy a ser el más consultado del año!

    Comienzas fuerte categorizando y creando una buena base de datos de información. Listas en Twitter, Grupos en Facebook, Google Alerts, curadores de contenido. Incluso cada día, lo primero que haces es consultar blog a blog, web a web las novedades. No es tu especialidad, pero quieres que tus tuits se retuiteen a niveles nunca vistos en tu cuenta. Resultado: cuando no es tu trabajo en sí, complicado. Al mes dejas de consultar cada día. A los dos meses, de vez en cuando. Al tercer mes, ya ni te acuerdas.

  3. VOY A ESTAR EN TODAS LAS REDES SOCIALES Y SERÉ UN REFERENTE

    Ya lo tengo todo organizado. Cada día una entrada en Facebook, 15 tuits, 3 imágenes en Instagram, 1 noticia en Google Plus, comentaré todo en LinkedIn y cada dos días un FacebookLive, Periscope en Twitter y streaming en Instagram. ¡Se van a enterar de todo! ¡Seré un influencer de los grandes!

    Al inicio te parece fácil. Total, tu trabajo diario consiste en trabajar con estas herramientas. Dedicar más tiempo a la tuya profesional-personal no tiene por qué ser diferente. Pero lo es. Te das cuenta de un influencer de verdad, lo es en una sola red social (dos a lo sumo). El trabajo que muchas veces hace un equipo de personas para un profesional, lo quieres hacer solo. Resultado: dos meses como mucho. Cuando conectas en “vivo” ya no sabes ni qué contar.

  4. ME LLEVO EL BITÁCORAS ESTE AÑO FIJO POR MI BLOG. ¡A PUBLICAR CADA DÍA!

    Eso del Bitácoras como blog en marketing digital no es tan complicado. Total, sólo tengo que publicar cada día. Vale. Es cierto que ahora publico cada quince días… vale, cada mes. Pero me pongo y saco una entrada al día y en lo gano.

    Escribir cada día, y sobretodo con contenido de calidad e interesante no es fácil. Y si sólo fueran las palabras… Pero ponte a buscar imágenes. A editarlas. Vamos, que lo que pensabas que con poco te saldrían entradas como churros, te das cuenta pronto que a los semanas la inspiración se ha evaporado. Resultado: vuelves a una entrada al mes (eso con suerte).

  5. ¡ANALYTICS, ADWORDS, TAG MANAGER Y DEMÁS DEMONIOS DE GOOGLE! ¡OS VOY A DOMINAR!

    Basta ya de conocer únicamente el número de visitas generales, desde redes sociales, palabras clave y etiquetar a mano. ¡Este año voy a ser el master del universo de las herramientas de Google! Haré unos informes que el cliente va a alucinar. ¡Ni la la NASA!

    Aunque no son herramientas complicadas, como a todas, hay que dedicarlas mucho tiempo. Y mucho tiempo es mucho tiempo. A no ser que estés especializado o desees realmente especializarte en esa rama pronto descubres que por mucho clic que hagas de aquí para allá, no sacas nada en claro. Son herramientas, en muchos casos, interminables. Resultado: sigues como al principio. Aunque has logrado conocer un poco más (¡Ahí va! ¡Si los famoso funnel está aquí!) ni de lejos consigues ser el experto soñado. Al mes la nave de la NASA se ha estrellado.

  6. VOY A CREAR UNA CUENTA FAKE EN TWITTER Y LO VOY A PETAR

    Ahora sí que voy  poder decir lo que me apetezca. Ni Mr. Puterful, ni La Vecina Rubia, ni Mauricio Colmero ni El Mundo Today, ni la Señorita Puri. Seré el amo de la ironía y del humor. Harán canciones y memes sobre mí. ¡Me seguirán miles!

    Crear una cuenta de humor es sencillo. Gestionarla no tanto. Escribir cada día una buena decena de tuits y lograr diferenciarte del resto es muy complicado. No deja de ser un trabajo donde tienes que conocer a tu público objetivo, sus gustos, su humor. Dar con la clave es complicado. Y aunque lo intentas y al principio te lo pasas pipa, poco a poco vas perdiendo fuelle. Resultado: en las primeras vacaciones o puente largo, te olvidas.

  7. ¡INSTAGRAM! ¡TIEMBLA QUE VOY!

    Se terminó el pasar y pasar por encima de las publicaciones de los demás. A partir del año que viene me seguirán a mi. Conseguiré más corazones que nadie. Vamos…estoy tan seguro que voy a pasar mi perfil a empresa porque lo voy a petar.

    Y da lo mismo el tipo de perfil que desees crear. Quizá muy artístico. Te descargas 3 aplicaciones (ojo, has pagado 0,99 céntimos por dos de ellas y la tercera te ha costado casi 2 euros) para tunear las fotos. Los filtros de Instagram no son suficientes para ti. Eso es para la plebe de Instagram. Tu necesitas nuevos enfoques y las primeras pruebas lo delatan. Tanto que un riachuelo y el monte de tu escapada rural ahora parecen una mezcla del Amazonas y el Bosque Negro alemán. O quizá vuelvas tu perfil a algo más personal. Vamos, que ven cómo te levantas, cómo cocinas, un selfie camino del trabajo con una reflexión personal. De todo con tal de que conozcan al verdadero yo. Resultado: como tomar fotos es más sencillo y rápido, al inicio comienzas como un loco. Exprimes todas las opciones de Instagram. Pero vas perdiendo fuelle. Sobretodo cuando te das cuenta que tu sobrino de 12 años tiene 4.326 seguidores publicando una foto de un pie, y tu sigues luchando por llegar a 1.500 dedicando horas y horas.

 

Seguro que algún propósito más de año nuevo en marketing digital se te ocurre. Cuéntanos, porque entre todos y con un poco de esfuerzo alguno de ellos ¡lograremos!

admin
alberto@socialmediareal.com
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.